Grupos indígenas Quechuas, Aymaras y Uros acusan al gobierno de discriminación y distorsión de información

5 Junio, 2024 - 17 Visitas

Los miembros de la organización Tres Naciones de Quechuas, Aymaras y Uros en la región de Puno han emitido un comunicado acerca de la actual crisis política en el gobierno de la presidenta Dina Boluarte, rechazando las acusaciones de separatismo realizadas por el presidente del Consejo de Ministros, Gustavo Adrianzén.

Según el comunicado, respaldados por el Convenio 169 de la OIT y la Constitución Política del Perú, los pueblos originarios demandan su autonomía administrativa, política y económica, así como su derecho a la libertad de opinión, expresión y reunión colectiva.

Además, han declarado a ciertos miembros del Ejecutivo y Legislativo como personas no gratas, argumentando falta de hospitalidad hacia los representantes de los pueblos originarios durante su visita a Lima. Exigen justicia para los fallecidos, presos y perseguidos políticos, así como para toda la población peruana.

A pesar de las acusaciones de separatismo por parte de Gustavo Adrianzén, la organización niega estas afirmaciones, aclarando que su autodefinición como naciones ancestrales no implica una separación del Estado peruano. Afirman ser los legítimos propietarios de sus tierras y territorios desde tiempos históricos.

El comunicado critica la falta de comprensión por parte de Lima hacia sus tradiciones y costumbres, denunciando acusaciones infundadas contra los pueblos originarios por ejercer sus derechos constitucionales. Asimismo, desmienten cualquier llamado a marchas durante sus asambleas, desmintiendo información errónea proveniente de la capital.