La interrupción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales en Puno tiene un impacto negativo en la salud y la economía de la región.

6 Julio, 2024 - 11 Visitas

El ingeniero Wilber Cutipa expresó su preocupación por la decisión del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento de detener las obras de las plantas de tratamiento de aguas residuales (PTAR) en la región Puno, advirtiendo que esta medida pone en riesgo la salud, la vida de los habitantes y la economía local, la cual depende en gran medida del Lago Titicaca.

En una entrevista con Pachamama Radio, Cutipa destacó la importancia del lago sagrado como fuente de economía, factores climáticos y vida, resaltando la urgencia de prestar atención a su preservación debido a que es de agua dulce. Afirmó que las PTAR eran una esperanza desde 2019, pero la falta de presupuesto por parte del Gobierno central frustró el proyecto.

El ingeniero criticó a la ministra del Ministerio, acusándola de utilizar políticamente a algunas autoridades locales en lugar de establecer plazos y canales de gestión para abordar la situación. Asimismo, responsabilizó a las autoridades locales por no haber realizado el saneamiento de los terrenos destinados a las PTAR, señalando que el concesionario solicitó terrenos en condiciones adecuadas sin éxito.

Cutipa advirtió que, de no tomarse medidas, en 20 años el lago podría convertirse en una cloaca, afectando el turismo y generando la migración y despoblación de la ciudad. Por ello, instó a priorizar el proyecto de forma técnica y multisectorial, convocando a todas las autoridades y estableciendo plazos concretos, ya que se está en juego la vida de las personas y la economía regional.